LOADING

¿Qué son los embajadores de marca?

Seguro que has oído hablar de ellos pero, ¿sabes realmente lo que son? ¿Conocemos sus ventajas e inconvenientes como técnica de marketing? Un embajador de marca es aquella persona que conoce tu marca, la ha usado con una elevada satisfacción y puede recomendarla. El embajador adquiere un compromiso tal que está dispuesto a defender la marca, alabar sus virtudes y perdonar sus defectos. Es por ello que se ha convertido en un pilar fundamental en las estrategias de marketing de muchas empresas.

Prescriptores vs influencers

No obstante, llegados a este punto, quiero hacer una aclaración. Y es que el concepto puede entenderse en dos formas. O al menos he visto artículos que hablan de dos tipos.

Por un lado, existen un tipo de personas que son elegidos deliberadamente por las marcas como sus embajadores en base a su capacidad de influencia en su público objetivo. A este tipo se les denomina influencers. Y personalmente no me gusta llamarlos embajadores, ya que no adquieren ese compromiso de forma natural.

Sin embargo, los verdaderos embajadores de marca son meros consumidores de una marca que, especialmente satisfechos con sus productos, no solo son fieles clientes sino que además la recomiendan. Por tanto, tres cualidades son las que definen a este perfil:

  • Consumidor: el embajador de marca ha probado el producto o servicio, es decir, sabe de qué habla.
  • Desinteresado: ajeno a manipulaciones o influencias de la propia marca, por lo que su opinión es sincera.
  • Prescriptor: siempre dispuesto a hablar bien de la marca.

Ventajas de un embajador de marca

Este tipo de embajadores de marca llamados prescriptores tienen una serie de ventajas frente a los influencers.

1. Son mucho más baratos

Al ser clientes de nuestros productos o servicios, no tenemos que pagarles para que hablen bien de nosotros. Eso sí, más vale tenerlos contentos con un producto o servicio de calidad que cumpla sus expectativas.

2. Se consideran más genuinos

Como consumidores de nuestra marca, han experimentado de forma voluntaria. Al contrario que ocurre con los influencers, son desinteresados. Por lo tanto, son mucho más eficaces a la hora de transmitir esas sensaciones.

3. Generan mayor confianza entre el público

Normalmente se trata de gente que recomienda la marca a sus familiares y conocidos, por lo que la interacción es más natural y cercana. Esto nos ayuda a llegar a cierto sector del público aborrecido por las fórmulas tradicionales de marketing.

4. Pueden aportar un valioso feedback

Otra gran ventaja es que, al probar nuestros productos, saben qué les gusta y qué no. Son un grupo de clientes más abierto a hacer sugerencias que el resto. Y este feedback resulta muy importante para saber si estamos en el buen camino.

Inconvenientes

Obviamente no todo son ventajas. Los principales inconvenientes de apoyarse en los embajadores de marca como instrumentos de marketing son:

  • No están bajo nuestro control directo. Aunque indirectamente podamos influir en ellos, sus decisiones son externas a la empresa. No podemos controlar lo que dicen de la marca. Esto no debe entenderse como algo a evitar, puesto que es esa falta de control lo que los convierte en buenos prescriptores.
  • Requieren una constante atención. No olvidemos que son clientes, así que debemos mimarlos para que su experiencia sea la mejor. Sus sugerencias deben tenerse muy en cuenta para futuros desarrollos del producto. De lo contrario, un embajador insatisfecho podría convertirse en nuestro peor enemigo.
  • Riesgo de perder autenticidad. A medida que la publicidad convencional y otras técnicas de marketing pierdan efectividad, las empresas recurrirán cada vez más a esta figura, convirtiéndolas en un instrumento más al servicio de las marcas. Los consumidores podrían advertir esta pérdida de autenticidad de los embajadores y dejar de confiar en ellos.

¿Cómo conseguir embajadores de marca?

Conseguir embajadores de marca es una tarea muy difícil; incluso imposible si no se cuenta con una marca sólida y bien posicionada. Por lo tanto, no es algo a lo que puedan optar de entrada todas las empresas. Pero con una buena estrategia de branding y un servicio al cliente impecable puede lograrse a largo plazo.

En primer lugar, debemos centrarnos en aquellos usuarios que demuestran verdadero interés por la marca. Es decir, interactúan y conversan de manera más activa con ella. Estos son los mejores candidatos a embajadores de marca. Debemos hacer que se sientan protagonistas, hacerles partícipes de la propia marca.

Lo más complejo será mantener su fidelidad. Para ello podemos seguir estrategias como invitarles a eventos exclusivos, ofrecerles descuentos para nuevos productos o darles la posibilidad de probarlos antes de su lanzamiento.

Antes de terminar, un pequeño consejo. Quizá no hayas pensado en esto, pero nuestros empleados pueden ser unos excelentes abanderados de nuestra marca. Podemos empezar por ellos en nuestra estrategia de branding.

Conclusión

Podemos afirmar que los embajadores de marca se están convirtiendo en una fórmula cada vez más codiciada por las empresas. Conseguirlos y mantenerlos no es tarea fácil. Requieren un esfuerzo continuo por parte de las marcas para entenderlos.

A pesar de sus ventajas, pueden ser un arma de doble filo. Si no se gestionan adecuadamente, nuestros prescriptores podrían dejarnos de lado e, incluso, hablar mal de nosotros.

Social Shares

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar